14 marzo, 2009














El corazón tiene las dimensiones de un puño
y su forma es semejante a la de una pera con la punta hacia abajo.
El corazón es el órgano que simboliza el amor,
sigue el ritmo de las emociones.
Normalmente, en una persona adulta,
el corazón se contrae entre sesenta y setenta veces por minuto.
En el de una persona enamorada muchas más,
a veces llega hasta cien sin que ni siquiera se dé cuenta.
El corazón es el último órgano en rendirse,
continúa latiendo incluso cuando está separado del organismo,
incluso cuando te abandona la persona amada,
incluso cuando ya no quieres sufrir más,
porque pierdes el control sobre él cuando está enamorado,
cuando tu corazón late fuerte por otra persona,
ya no eres tú quien manda, manda él.
El hombre no sabe por qué se enamora,
el hombre se trastorna y punto.
A veces se vuelve ridículo,
a veces confuso,
a veces llega a ser incluso peligroso...





-Manuale.D.Amore-

1 comentario:

Mirthas dijo...

A veces llega a estar podrido.
Y, en otras ocasiones, sigue latiendo iluso, inconsciente de su propia muerte.

El corazón es sorprendentemente humano.