01 junio, 2008

Preguntas








Puedo escribir sobre tantas cosas y ninguna...

Todavía no sé en qué punto del camino me perdí. O hasta que punto lo que hago es correcto o no. O por qué hago las cosas.

Si las hago, será por algo ¿no?
Pero ¿por qué no hay nada en mí que dé una respuesta satisfactoria?

¿Cuándo dejé de hacer preguntas incómodas a las personas para observar divertida su reacción y empecé a no hallar las respuestas más esenciales a los planteamientos
más básicos dentro de mí cuando eran otros quienes preguntaban?

¿Acaso no me jactaba de mi fortaleza, de mi confianza en mí misma?

Ya no puedo zambullirme en el mar y dejar mi cuerpo a merced de las olas.
No puedo confiar en el: "todo se arreglará".
¿Cómo se va a arreglar si no sé siquiera dónde buscar las causas a mis conflictos ni elaborar soluciones satisfactorias, porque todas las opciones me parecen espinosas?

¿Cuándo dejé de verle el sentido a todo?

¿Cuándo dejé de sentirme arropada por las personas para convertirme en una manta
que abrigara a los demás?
¿No estoy pagando un precio demasiado alto por estar siempre ahí,al pie del cañón, dispuesta a tender la mano, a abrazar, a secar lágrimas y dar
palabras de aliento que no tengo para mí?

¿No es muy caro el perderme a mí misma para regalar migajas de consuelo a otros?

¿Hasta qué punto puedo darme a los demás sin que tiren de mí y me despedacen en un anhelo voraz por poseerme y
fagocitar mi pensamiento, mis palabras, mis sentimientos o mi cuerpo?

¿Dónde trazar la línea divisoria que me separe de los demás?
¿Con cuánta certeza puedo confiar en los demás sin sentir que me traiciono a mí misma?
¿Por qué tengo que anteponer MI felicidad a la de ELLOS?

¿Por qué?
¿Por qué?
¿Por qué?

¿Por qué me tengo que esforzar por respirar día a día?
¿Por qué tiene que seguir latiendo mi corazón para dar calor a otros cuando yo lo
siento frío, muerto y destrozado?

¿Qué voy a obtener a cambio sino sufrimiento?

¿Qué van a hacer los demás conmigo, sino
jugarse mi persona a las cartas o al dominó para ver quién aquel capaz de tocar mi alma, la cual se encuentra tan distante de mi cuerpo, de sus cuerpos, del mundo y del propio universo?

¿Por qué puede alguien mirarme con aprecio siquiera, cuando siento que nada tengo que ofrecer a nadie, que me regalé a mí misma para hacer sonreír a los demás y me he quedado vacía, muerta, y con ganas de llorar por haber perdido la luz con la que iluminaba a los perdidos?

¿Quién va a poder darme el calor necesario para prender en mí una hoguera ya extinta, de la que sólo quedan cenizas?

¿Por qué tengo que hacerme tantas preguntas?

¿Por qué no dejarme llevar por mis instintos y no darle importancia a los que otros puedan sentir o querer de mí, y
animalizarme y dejar de ser yo?

¿Por qué...?

¿Por qué no encuentro a alguien a quien pueda mirar a los ojos y reconocer como igual, como gemelo, con quien pueda perderme en la inmensidad del Todo y así olvidar el
plantearme estúpidas cuestiones donde compare siempre mi "yo" con sus "ellos"?


No estoy preparada para el "ya", para el "aquí" ni para el "ahora".






En mi vida,
hice mucho bien y mucho mal,
pero todo el bien lo hice muy mal,
y todo el mal lo hice muy bien.
[Richelieu]

2 comentarios:

oLiD dijo...

¿Alguna vez has dado todo por alguien sin importarte todo aquello que pierdas?

¿Te has rebelado a toda autoridad sin importarte las consecuencias?

¿Has dado en alguna ocasión tan sólo por dar?

Pienso que debes ser un poco más espontánea, más natural, es algo que siempre te he dicho.

A veces me pareces demasiado artificial.

Te digo esto como crítica constructiva.

Al igual te digo que a las pocas personas que nos has dado todo lo que tu personalidad te ha permitido, no hemos sabido valorarlo como hubieramos debido.

No todo tiene por que ser igual.

En cuanto a las preguntas...no quieras encontrar la respuesta, es como encontrar el final de un camino. Lo importante no es la meta, sino la carrera.

Pronto te darás cuenta de eso.

Sharif Bujanda dijo...

Si puedes escribir todo esto es porque no te has quedado vacía.
No tengo la edad, ni se lo suficiente de ti para hablarte en tono paternal, asi que te voy a decir algo: Sigue escribiendo, se ve que tienes talento natural para ello, y en el camino encontrarás muchas respuestas.
Un beso.