05 enero, 2009

Números

1, 2, 3 ...

He de contar.

4, 5, 6 ...

¡Contar, contar!

7, 8, 9 ...

¡Más deprisa!

10, 11, 12 ...



...

¿Y contar para qué?
¿Para qué quieres contar
cuando los demás te rechazan
por descontado?


4 comentarios:

Manru dijo...

¿y para qué quieres la opinión de los que rechazan?

¡¡Bah!!

¡13!

Green dijo...

Cuando vas hacia los demás con buenas intenciones, pero éstos te fuerzan a ser de una determinada manera o irte, es decir, te rechazan, recuerda:

Tú eres tú, y no la persona que los demás quieren que seas.

Sacrificar tu identidad por la aceptación de terceros es un precio demasiado alto. Pero ya lo sabes, ¿verdad?

"El individuo ha luchado siempre por no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo"

No olvides nunca el inigualable arte de ser tú misma ;)

Echos of a dream dijo...

Muy acertado.

Más yo veo no la desgana de la rebeldia sino la gran empresa que lo precede.

Y espero no errar de entrelineófilo mostrado una vez más XDD

Saludos

Perfect Stranger dijo...

¿Y qué es seguro?