09 noviembre, 2008

Velvet Paranoid

El aire retuerce mis pulmones más que otros días...

La asfixia sólo es precedida por la sensación de ahogo en agua sólida.
La maquinaria universal conspira para sus propios fines y nosotros no formamos parte de sus planes.
La vida es un milagro en sí mismo y se nos escapa con los segundos.
La entropía tiende a ser cuando nosotros no somos.
Los suspiros se queman con el humo del cigarro. Los pensamientos se atan con alcohol y
se nos olvida la existencia con un libro.
Sólo somos conscientes de aquello que nos interesa.
Somos tecnología animal.
Arañar oxígeno con las manos requiere maña.
El deseo tiene connotaciones de pecado.
Lo correcto sólo existe en nuestra mente.
Lo normal no tiene cabida en el mundo, sólo los prejuicios humanos, ya que permitimos su continuación en éste.
Dormir sólo es la excusa de aquel que no quiere vivir.
Las estrellas nos sobreviven aún estando muertas.

... Tu tiempo se acaba cuando acaricias con los ojos estas palabras ...

2 comentarios:

Echos of a dream dijo...

La angustia por conocer es en nosotros lo que la tierra del universo... Una parte insignificante, pero valiosa de quien la valida y puede experimentarla.

Cuantos pensamientos pueden surgir de allí...

Sin embargo esto es vida, y así se hace a sí misma... tejiendose segundo tras segundo. Agrandandose.

Porque incluso esto lo es. Porque habría que agradecer al tiempo el que nunca se pare.

Sharif dijo...

Ahora entiendo cómo es esto de los suspiros que se queman. Y efectivamente, las estrellas nos sobreviven estando muertas. Reflexiones muy lúcidas.
Yo he preferido últimamente la versión literaria de las cosas, con un libro o con varios.
Un beso.