21 junio, 2009

Oración por el derecho al aborto



¿Propiedad de la Iglesia Católica?








Concédenos el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo.
Danos la gracia de no ser únicamente vírgenes o madres.

Líbranos de la autoridad del Padre
y del Hijo,
y del Espíritu Santo,
para que seamos nosotras
las que decidamos por nosotras.

Ruega para que el Estado
no haga suyos los mandatos de la Iglesia
y seamos liberadas de su misógina opresión.

Venga a nosotras el derecho a cuestionar
si es bendito
el fruto de nuestro vientre.

No nos hagas caer en el error
de no luchar por nuestros derechos,
que no nos acobardemos ante la insolidaridad
y la incomprensión del varón
que a lo largo de la Historia
nos ha mantenido sometidas injustamente,
o al de otras mujeres que han sido absorbidas
por el "ideal" machista.

Que venga a nosotras la legalidad del aborto
y que se vele por la autoridad que las mujeres
tenemos sobre nuestro cuerpo,
el mismo por el que tenemos que soportar
las burlas, las condenas de inferioridad,
un trato no equitativo social, económico e intelectual.
Nosotras aguantamos las menstruaciones
del cuerpo femenino
desde que somos unas niñas
hasta que nos erigimos como adultas ya maduras,
la lascivia de los hombres que despierta
los tributos que poseemos de mujer
y cómo por ello nos tratan como objetos,
y en esos momentos, nadie se preocupa de nosotras.

Alzamos ahora la voz
para que el nacimiento de una nueva vida
no destroce otra que ya se ha asentado en el mundo,
y que no se nos silencie como seres humanos que somos
a pesar de ser mujeres.

Así sea.








9 comentarios:

Elvira, el Cisne Negro dijo...

¿No comenta nadie?

...

¿Nadie?

...

Una de dos, o llevo toda la razón del mundo o tengo las ideas más erróneas que puedan hallarse.
Y estoy segura que la mayoría piensa más lo último que lo primero.
Así que espero que tengáis una buena excusa como para no opinar (la cobardía no cuenta), como una gallina antropófoga apostada en vuestra cocina día y noche, cuyo trauma freudiano-infantil le haga comer galletas Oreo impulsivamente.

P.D.: Venga, decidlo, que sé que más de uno lo piensa. No estoy nada mal, ¿eh? xDDDD

Anónimo dijo...

¿Tan desesperada estás como para suplicar comentarios?

La verdad es que la carencia de ropa y la cara de puton hace que la foto y la modelo pierdan su encanto.

En cuanto al post, comentar para decir que tienes razón y que nada ni nadie, aunque sea un ser superior y divino, puede decidir que hacemos con nuestro cuerpo, sería una gilipollez. Ya que al igual que nadie puede obligar a una mujer a que aborte tampoco deberían prohibirselo.

Un saludo.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Jajajajajajaja.

Una sinceridad brutal, me encanta.

Pero bueno, como bien dices, nadie puede decidir qué hacer con el cuerpo ajeno, una pena que te hayas fijado solo en la carencia de ropa y mi cara de putón, que siento decirte que no está puesta a propósito, me sale natural. Aún así gracias por reconocer mi encanto, aunque según tú en la foto no se refleje.

Y creo que nunca he caído tan bajo como para tener que suplicar comentarios; simplemente me sorprende que en un tema tan polémico como éste no se hayan atrevido a opinar más personas. De hecho, si no lo hacen me están dando la razón porque lectores diarios sé que tengo, y pienso que al igual que de vez en cuando les da por dedicarme algunas palabras de aliento para que continúe escribiendo, también saben defender sus propias opiniones si no están de acuerdo conmigo.
Además, sé que lo dices porque a ti si que apenas te escriben comentarios en tu blog, y a diferencia de mí, si te importa xD.

Me alegra que aportes tu granito de arena aunque sorprendentemente haya sido para darme la razón, a pesar de que hayas firmado como anónimo ;).

Dos saludos.

Corchao dijo...

Buen post, la oración está muy bien traída xD me impresionó el hecho de que cuando se modifica alguna oración perteneciente al cristianismo siempre se guarda el ritmo que tienen que te hace odiarlas prfundamente, pero mirándolo desde otro punto de vista, si no lo conservase no cumplirías tu objetivo y no lo considerariamos una oración.
En cuanto a la foto se nota que guardas vergüenza y que tu cara no es de putón como dice Anónimo es bastante inexpresiva.
La próxima vez pídele a alguien que te la haga que así podrás pillar más luz, se verá mejor lo que quieres mostrarnos, y no se verá la balda de la estantería sobre la que está colocada la cámara ^^

El autor dijo...

Hola.Te he visto a raíz del blog del kike.Me ha parecido bastante original la forma en que lo has hecho todo(aunque difiero en el estilo,yo soy un poco más moñas xD)

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Saludos Corchao, la verdad es que uno de los puntos que más me gustan de la foto es que tiene poca luz en general, salvo por el objeto que quiero destacar en ella, que en este caso soy yo misma. Eso sí, te reconozco que tiene el fallo de que se ve la mesita en la que está la cámara apoyada. Mi problema es que tengo en la mente muchas fotografías, pero no tengo fotógrafo, de forma que en caso de necesidad imperiosa de querer hacerme una foto, utilizo el temporizador, pero eso hace que las fotos tengan una calidad menor y que aparezcan gazapos xD.

Por otra parte, quiero dar la bienvenida a El Autor al blog.

Debo aclarar que la primera parte de la oración no es mía, está extraída de la página www.feministas.org, aunque le he hecho a esa primera parte modificaciones y luego yo misma he redactado la segunda.
Como no se trata de un poema, no he cuidado mucho la forma, por lo que estéticamente no vale nada.

Autor, si deseas textos con mayor calidad literaria, encontrarás en la etiqueta "Literatura" poemas, relatos y escritos tanto míos como de otros autores. Moñas no sé si es la palabra adecuada para definir lo que escribo, pero desde luego te garantizo que cierta lírica sí que posee.

Daella dijo...

Es evidente que tienes razón, chica, lástima que haya muchas mujeres con la idea de que un niño es un muñeco chochón y valientemente dicen que lo sacarán adelante destruyendo su vida.

Respeto todas las opiniones sobre esto (planteadas de buena forma, claro está) pero es que no se puede negar que las únicas dueñas de nuestro cuerpo somos nosotras, ergo, deberíamos tener la libertad de decidir sobre nosotras mismas.

Hay que tener un poco de esperanza, poco a poco se irán consiguiendo las metas que todas nos propongamos.

PD: Sí, estás estupenda.

Anónimo dijo...

El aborto no es un derecho ni nada de eso... es una tragedia que marcará la vida de quien lo haga.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

¿Y tener un hijo no marca a una persona de por vida, a una mujer en este caso, dado que además de su cuerpo, debe consagrarle su existencia para que se desarrolle adecuadamente? Y si es un embarazo no deseado, ¿acaso no marca tanto la vida de los padres como la del bebé de forma muy negativa?

Tener un hijo no deseado puede llegar a implicar una condición afectiva del niño precaria debido a que sus padres no han decidido tenerlo, lo que puede provocar el rechazo de uno de los progenitores o de ambos; una condición económica precaria si la familia es de bajos fondos y no lo puede mantener al no tener los medios para satisfacer sus necesidades básicas; una situación psicológica precaria si los padres son demasiado jóvenes para atender y comprender al niño...
Y la madre (porque es la mujer y no el hombre la gran sufridora de todo eso) deforma su cuerpo, se puede quedar sola con un bebé si su pareja no es consecuente a sus actos, tiene que planificar de nuevo toda su vida con respecto a la nueva criatura...

No defiendo el aborto indiscriminado y sin conciencia, pero desde luego las mujeres deben tener el derecho a decidir sobre su cuerpo, ya que si la situación no es la adecuada sufrirán tanto los padres como el hijo.

Y una vida si no es de calidad, no es una vida.

No defiendo el aborto pasados unos meses, ya que entonces el feto tiene formado el sistema nervioso y por lo tanto, puede sufrir.


Pero... ¿Salvar tres vidas humanas por sacrificar unas células que no forman un embrión más importante que el de un pollo o un ratón?

Sí, gracias.