07 marzo, 2011

Amores platónicos -o no necesariamente-

Sigo sin inspiración para escribir algo medianamente serio, así que os voy a enseñar a algunos de los candidatos de mi lista de amores de platónicos, algunos de ficción y otros no. Algunos me gustan por su físico, otros me llaman la atención por su forma de ser y otros por las dos cosas. Haré una pequeña regresión al pasado, de modo que colocaré en primer lugar a los que me gustaban desde que era pequeña hasta la actualidad.

Menuda pinta de no muerto tiene, ¿eh? Ya de pequeña era un poco macabra.


1. Rüdiger von Schlotterstein (Literatura, Cine). 8 años.

Detrás de ese nombrajo alemán tan complicado, se esconde el entrañable personaje de la saga El pequeño vampiro. Cuando me leí el libro la verdad es que me conquistó. Era taaaan encantador y misterioso, no como el gay ese de Edward Cullen (Saga Crepúsculo) que ahora tiene a las chicas como locas... Cuando salió la película de El pequeño vampiro en el cine fui a verla sin pérdida de tiempo. Y aunque como siempre la película tenía bastante que envidiar al libro, el actor que hacía de Rüdiger, Rollo Weeks, me enamoró. Eso sí, sólo como Rüdiger. Luego hizo otras películas y nada tenía que ver con mi amor infantil.







2. Zelgadiss Graywords. (Manga, Anime).9 años.

Lo confieso. Me gustaba ese maldito bicho azul. Era callado, misterioso, autosuficiente, solitario y se debatía entre grandes dilemas morales, siempre dividido entre ser o no ser un monstruo. Tenía, de hecho, una parte mala: era egoísta, frío, reservado, parecía no preocuparse demasiado por los demás, llegando incluso a ser cruel. Por otro lado era muy inteligente, sabía mucho de magia y de física, sus opiniones eran siempre acertadas y tenía un sentido del humor bastante negro. Creo que me gustaba por lo mucho que se parecía –y se parece- a mí. Aunque ahora lo miro y veo mi pasión por él como algo parecido a la zoofilia, la verdad es que el cabrón me tenía ganada. Lo dicho, era una macabra.







3. Aragorn (Literatura, Cine). 13 años.

Ya leyendo los libros de El señor de los anillos me gustaba. Luchaba por su amada, a la que siempre fue fiel, y no descansó hasta que se casó con ella. Cuando fue llevada al cine y Aragorn fue encarnado por Viggo Mortensen… uf. Creo que aquí empezó mi pasión por los maduritos. Legolas también me hacía tilín, pero teniendo

en cuenta lo casto que era y que yo estaba hormonalmente desbocada, terminé decidiéndome por Aragorn porque tenía, imagino, más testosterona.






4. Casper Van Dien (Cine) 14 años.

Es un actor casi desconocido, pero a mí me volvía loca porque me parecía guapo y daba la clásica imagen de tipo duro. Sin embargo, ahora que lo pienso, si hubiera sido más famoso y le hubiera gustado más a las chicas, probablemente hubiera perdido el interés en él. Me enamoró en una película malísima (Revenant) que no recomiendo a nadie a menos que su nivel de frikismo y estómago alcance cotas estratosféricas, o que esté colado o colada por este señorito, porque desde luego es donde mejor sale –hay unas escenas en las que sale desnudo y ¡uf!-. Pero ya está. Salió como actor muy secundario –terciario o cuaternario- en Sleepy Hollow y nunca más volví a verle. Me imagino que Revenant le jodió la carrera para siempre.







5. Raistlin Majere (Pseudoliteratura). 15 años.

Lo mismo, maldita sea. Un chico extraordinario, callado, con una mala uva impresionante, lleno de humor negro. Un desgraciado, vamos. Llegó a matar a su propio hermano para conseguir poder. Se parece en algunas cosas a Zelgadis, aunque Zelgadis tenía bastante mejor corazón. Lo conocí en las Crónicas de la Dragonlance.








6. Lestat y Louis (Literatura, Cine). 16 años.

Nunca pude elegir entre estos dos personajes de las Crónicas Vampíricas. Lestat era tan sumamente cabrón… y sabio, inteligente, elegante. En cambio Louis era un personaje tan trágico, lleno siempre de traumas, de nostalgia, de pérdidas… ains. Y cuando a Louis lo encarnó Brad Pitt en Entrevista con el vampiro, Brad Pitt me terminó de conquistar… con esa y con ¿Conoces a Joe Black?. En cambio Tom Cruise nunca me llamó demasiado la atención… aunque creo que hizo un papelón con Lestat.






7. V de Vendetta (Cómic, Cine). 16 años.

¿Cómo no enamorarme de este maníaco genial, refinado y con motivos y ganas de armarla? Un idealista y revolucionario con razones para cambiar el mundo después de que el mundo le destrozara la vida. Con el valor suficiente para enfrentarse a todo lo que se le ponga por delante. Y un romántico empedernido. ¿Se puede pedir más?
Bueno, sí, que exista.



LA mirada de Malkovich


8. John Malkovich (Cine). 17 años.

Si a John lo hubiera pillado con treinta años… pero no, no ha podido ser. John no es el típico guaperas ni mucho menos. Pero tiene un porte y una mirada que te dejan en el sitio. También tiene una personalidad oscura, ha encarnado a personajes bastante truculentos e incluso se ha interpretado a sí mismo en la película de culto, Being John Malkovich. Me hubiera dejado seducir por él en Amistades Peligrosas. Ahora es un elegante ancianito al que dejaría encantada ser mi abuelo, sobretodo con lo macarra que se ha vuelto con la edad.






9. Bruce Willis (Cine). 17 años.

Me encantaría que fuera mi padre. Con esa pinta de chulo, de tío duro y de “como te pases, te hostio”. Aunque luego en las películas nunca le llueven pocas. Es indestructible e inmortal. También es guapo y sensato, y si fuera más joven… pero ya no lo es, así que puede ser mi padre perfectamente.






10. Richard Dawkins (Biólogo y divulgador científico). 19 años.

Se ha ganado mi admiración y respeto por tener los huevos de enfrentarse al mundo. Es la cabeza visible del ateísmo y dice verdades como puños. Me encantaría sentarme con él a charlar y tomar el té, el plumcake y lo que haga falta. Sin embargo se le ha pasado ya el arroz… así que le dejo ser mi abuelo o mi tío marchoso.






11. Tim Minchin (Comediante, músico y actor). 20 años.

Me lo comía con patatas. Tiene 36 años y está casado y con dos hijos. Un amor platónico en toda regla, por no mencionar que vive en Inglaterra. Es guapo –o a mí me lo parece-, canta de miedo, es un gran músico y tiene las ideas bastante claras. Es un poco cabroncete, denuncia a través de sus canciones aquello que no le gusta y tiene un sentido del humor que me encanta. Por no hablar de sus pintas, que parece siempre que le falta un tornillo. Ñam ñam.



Así que resumiendo: Necesito un hombre desequilibrado, revolucionario, a ser posible bebedor de sangre, con tendencia a meterse en problemas, de humor ácido, inteligente, que lo dé todo por mí, artístico, misántropo, con interés por el conocimiento, con las ideas claras, que esté dispuesto a partirle la boca a alguien si hace falta, valiente y sensato. Y si es guapo, pues mejor, aunque está claro que viendo mi lista tengo una idea de la belleza bastante extraña.

7 comentarios:

Guillermo Loaysa dijo...

Elvira, Elvira... Sus pocas ganas de ponerse a pensar qué escribir está convirtiendo este precioso blog en otra cosa. No sé el qué, pero algo más personal. Como sus comienzos.

No es una queja, solo una observación.

Y un Bruce Willis es muy difícil de encontrar, la llevas clara.

La juglaresa dijo...

(Perdona Elvira, es que tengo dos cuentas en google y en blogger utilizo la de hotmail, pero al comentar aquí se me ha olvidado salir de esa cuenta. Vamos, que el comentario de hace un momento también era mío pero desde otra cuenta). Coindido contigo en el 3, el 5 y el 8, especialmente en el primero, en Aragorn/Viggo (grrr, babas). La primera vez que leí El Señor de los Anillos, mi personaje favorito fue Aragorn (que ya lo había sido en las películas, no conocía los libros hasta que vi la primera, yo tenía por aquella época 9 años). John Malkovich está especialmente irresistible en "Amistades peligrosas". En mi lista personal yo añadiría a Liam Neeson, que me cautivó desde la primera vez en "La amenaza fantasma", pero que también está imponente (y no solo como actor, que también) en "Michael Collins".

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Guillermo... es cierto, llevo un par de entradas más personales, pero creo que eso también lo enriquece. No me gusta tener un blog monotemático y añadirle alguna entrada simpática que complemente mis entradas soberbias en las que odio a todo el mundo, creo que no está del todo mal :). Además, con tanta foto, seguro que tengo más visitas. Estaba todo pensado ;)

Querida Juglaresa, me he tomado la libertad de sólo publicar el comentario con tu nombre "público" en la red. Yo también tengo una cuenta más "secreta", así que me he imaginado que no querrías que apareciese tu otro nombre. Espero haber hecho bien. Me alegra no ser tan rara en cuanto a gustos. Estaba esperando comentarios de "asaltageriátricos" y cosas así. Si es que los maduritos... Me apunto la peli de Michael Collins. Por mi parte te recomiendo a Tim Minchin. Tiene varios vídeos en Youtube subtitulados. Un beso!

La juglaresa dijo...

Has hecho bien, puesto que uso las cuentas para cosas distintas. Gracias. Y tranquila, no eres nada rara en cuanto a gustos. A mí también me han acusado de asaltageriátricos, pero es que, como tú dices, los maduritos... (y los demás también xD). A Tim Minchin le conozco principalmente por esta canción: http://www.youtube.com/watch?v=EVh15aUt8-c xD (aunque he oído algunas más). ¡Un abrazo!

Elvira, el Cisne Negro dijo...

¡No, mujer, no! La de Canvas Bags no es de las mejores. Prueba con "The good book" o "Prejudice" :P.

Si es que los maduritos...

Josefo el Apóstata dijo...

Elvira: yo sin la peineta y con un par de carajillos para disimular mi cerebro esponjiforme, gano mucho... que lo sepas.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Jajajajajajajajajaja. Oh, por dios, ¿tan mal gusto tengo? :P