19 abril, 2009

Eterna repudiada.



Fijar la vista, mas apartar la mirada.
Quebrar los troncos de los árboles
sin beber de su savia.
Hacer que los besos
sólo sean un roce de labios,
aleteos de mariposa,
tristes suspiros congelados.

Hiélame la sangre, haz arder mis lágrimas.
Lanza el dado en el tablero
y ten valor para decirme,
que ya se terminó este juego.

No me sueltes con una mano
y me retengas con la otra.

Si para ti no ilumino, si sólo soy un despojo
desglorificado de los tiempos pasados...
déjame marchar, no me ofrezcas tu mirada
si al rozarme tus pupilas me las muestras tan esquivas
y tus sonrisas tan amargas...

No me hagas promesas que romperás mañana.

No me busques en el verdor del bosque,
búscame en las estepas pardas,
y tras caer la noche, al llegar el alba
prométeme, amor, que serás algo,
porque yo no seré nada...


Escrito a 23 de Abril de 2008

(Aunque esté escrito desde hace un año,
el tema es muy actual ciertamente)

1 comentario:

Sharif dijo...

El tema no tiene tiempo querida Elvira, o es tan viejo que se volvió parte de nuestra naturaleza.
Un beso.