05 marzo, 2012

Quebradero de cabeza ante las Elecciones Andaluzas

Esta mañana, mientras me dirigía al Metro para volver a casa, escuché a una chica comentar con una amiga algo de que "en Andalucía se va a castigar al PSOE". Esa frase ha bastado para que me ponga a reflexionar sobre el tema, y ya que estamos a veinte días de que se celebren las elecciones comparto mis pensamientos con vosotros.

Tengo un partido minoritario que pienso que me representa y lo primero que sale de mí es votarlo y olvidarme de todo, ya que parece lógico: en un sistema democrático se espera que el ciudadano vote al partido que le representa y punto.

Sin embargo, no soy ajena a las preocupaciones del país ni de mi comunidad autónoma. Nos jugamos mucho. Así que me sumerjo en una tormenta de ideas:

1. Me da por pensar que soy de izquierdas y que es posible que mi partido minoritario no llegue a ninguna parte. Y que, aunque llegase a alguna parte, no deja de ser un partido minoritario cuya representación va a ser mínima. Saber que esta es una realidad me hace pensar acerca de si me convendría entrar en el juego del bipartidismo. Pero claro, esto es bastante contrario a mi ética personal porque el PPSOE me repugna y me crea acidez de estómago. Si pienso que uno de los mayores problemas de este país en general, y de esta comunidad autónoma en concreto, es que siempre se decanta por un partido u otro en las elecciones, me disgustaría entrar en el juego porque estaría repitiendo un esquema que considero, a todas luces, erróneo. De modo que mi primera conclusión sería votar a mi partido y a los otros que les den, que para eso la gente tiene una cabecita para pensar y votar con responsabilidad; que yo hago mi trabajo y, si los demás no hacen el suyo, no es mi problema.

2. Pero claro, sí que es mi problema. Porque en democracia, si la mayoría es imbécil, tienes que aguantarte con lo que elija. Y muchas personas van a votar tanto al PP como al PSOE, desbancando a mi partido minoritario. Ante un panorama así, aunque sólo sea a nivel reflexivo, te da por pensar ¿y si entrara en el ruedo? Y entonces está la pregunta... ¿cómo entrar? Porque si entrara en el juego, al ser yo de izquierdas y temer al PP como a una vara verde, lo que parece más lógico es votar al PSOE. Sin embargo votar al PSOE me supone una problemática importante, a saber:

a) Es un partido de sinvergüenzas y colaborar con él me horroriza.
b) Me parece que ya han estado bastantes años dando por culo en la Junta y es hora de echarlos, no de darles manga ancha para que sigan anclados en sus sillones -esto no quiere decir necesariamente votar al PP-.
c) Al estar el PP en el Gobierno general, nada me garantiza que -por el camino que van- les dé por centralizar más el poder y quitarle responsabilidades a las comunidades autónomas, quedando el PSOE andaluz con un poder menor para legislar -y, por lo tanto, para "salvarnos"-.
d) Si gana el PSOE en Andalucía... ¿de verdad van a hacer una política de izquierdas o hemos llegado ya al punto de que, efectivamente, da igual cuál de los dos gobierne?

Y luego está la parte maquiavélica:

3. Si los españoles votaron al PP en las generales, está claro que no les gusta el PSOE. Si las personas están criticando al PP, está claro que los azules tampoco les hacen gracia. Y está claro también que el PP espera a que pasen las elecciones andaluzas para aplicar políticas más severas. Está habiendo manifestaciones en muchos puntos del país, la gente está harta de corrupción, de pagar el pato por culpa de unos pocos, del abuso político y sindical... ¿Y si lo que necesita España es una hostia bien dada para reaccionar y cambiar el sistema? ¿Y si España necesita que gane el PP para terminar de indignarse y salir a la calle a protestar y a meter en la cárcel a tantísimo hijo de puta? ¿Y si haciendo de abogado del diablo consiguiéramos que el PP saliera elegido para que la población reaccionase? No me digáis que no es un planteamiento interesante... Pero claro, lo de siempre:

a)¿Y si gana el PP y simplemente nos jodemos vivos? Colaborar con él sería digno de la horca.
b)Hay mucha gente que vota al PP porque cree que "los va a salvar", cuando yo sé que eso no es así. Y ellos se darán cuenta en breve, si gana. ¿Podría yo votar al PP a sabiendas de que la cosa sólo va a empeorar gracias a ellos? ¿Podría tener la conciencia tranquila cuando los índices de paro no hagan más que subir y la pobreza no haga más que aumentar? ¿Realmente la población se movilizaría para cambiar esto?

De modo que vuelvo a mi parte idealista:

4. Si realmente da igual PP que PSOE, independientemente de quién gane en Andalucía, nos van a crujir vivos. El PP ya ha ganado en España, y aunque hubiera ganado el PSOE, el daño estaría igualmente hecho. Por consiguiente, si yo voto a mi partido minoritario ganaré al menos el tener la conciencia tranquila al no colaborar con este sistema de mierda. Porque el que la gente sea imbécil no debería condicionar mi voto, porque el que otra gente lo haga mal no quiere decir que yo también tenga que hacerlo mal. Porque al menos ganaré saber que yo nunca he colaborado con el PPSOE para nada. ¿O el no contar con el ambiente es terriblemente desadaptativo?

¿Ser consecuente con las ideas propias y dormir tranquila? ¿Ser pragmática para bien (votar al PSOE y quizá pecar de ingenuidad al pensar que no van a ser tan malos) o ser pragmática para mal (votar al PP para que la gente se joda y finalmente reaccione, pecando de ingenua por pensar que van a luchar)? ¿Fe en el PSOE o fe en las personas jodidas por el PP? Aunque como bien sabéis, a mí la fe no se me ha dado nunca bien.

Sinceramente, lo más probable es que vote a mi partido minoritario. Las ideas que he expuesto aquí son descabelladas, pero quizá esté bien plantearlas aunque se queden exclusivamente en un nivel teórico. Como siempre, aquí intentando hacer pensar al personal y organizar mis ideas. ¿Qué pensáis de todo esto? ¿Qué vais a hacer vosotros?

3 comentarios:

Lucas Fdez dijo...

Yo al PP lo descartaría por principios. Además la gente no va a salir en masa, y aunque así fuese, a los populares se la repanpinflan las huelgas/protestas.
Al PSOE, es como gente del PP, pero que de jóvenes eran de izquierdas y de vez en cuando se acuerdan (pero sin que llegue a notarse, no sea que se escandalice el capital).
En cuanto a la tercera opción (supongo que será EQUO), pues si te representan no hay más que hablar. Yo votaría al que tenga más probabilidades de salir y que me represente más que los dos primeros.
Aquí en Valencia ha habido mayoría azul, pero nuestros votos han dado voz a personas como Mónica Oltra.
¿A quien quieres dar voz?

Estos días azules y este sol de la infancia dijo...

Para dormir con la conciencia tranquila votaré a mi partido minoritario, aunque nunca gobernará, lo sé, y siempre estará al margen, como nosotros. Ya dijo Gandhi que "Lo importante es la acción, no el resultado de la acción. Debes hacer lo correcto. Tal vez no esté dentro de tu capacidad, tal vez no esté dentro de tu tiempo que haya algún resultado".

A veces me da por pensar que sí, que llegaré a ver con mis ojos el día en el que los del margen, los que vivimos como gatos en el tejado de la vida, seamos mayoría.

Tengo sensaciones raras: días en los que siento que la gente luchará y además como si estuviera a punto de ocurrir; y días en los que para nada creo en la gente.
Esto de la política, lo de votar, o mejor empleado "esto de vivir", es como un juego, y mi mayor temor es que ¡hay tantos estúpidos que juegan!
Una vez leí por ahí que "Lo mordaz de la estupidez, es que se te mete dentro, y aunque el resto puede verla, tú no."
Lo mismo yo también soy un estúpido y no lo sé. En fin...

Elvira dijo...

Me han gustado mucho tus palabras. Tienes razón. Me alegra saber que hay personas como tú al otro lado :)

Grande, Machado.

Un beso.