06 septiembre, 2010

Pensándolo mejor, me conformo con menos.


Dedicado:

Vuelvo sin excusas, sin paz ni trabajo,
y a nuestro futuro le arrancan las horas.
Y en casa me espera
mi razón de vida, el calor de hogar.

Ella sonreirá, “saldremos adelante”.
A pesar del tiempo sigue siendo bella.
La miro y recuerdo. No siempre los planes
salen como sueñas, eternas promesas.

Quizá mañana
cambien nuestra suerte
y acabe este invierno.

Ismael Serrano

3 comentarios:

Nuska dijo...

La verdad es que no, los planes no suelen salir como los sueñas. Conformanos con menos a veces nos permite ser algo más felices.

Un saludo.

Artemisa Valverde dijo...

Una amiga me dijo una vez que el mayor cobarde de la historia es Ismael Serrano, o mejor dicho, sus letras están llenas de cobardía y oportunidades perdidas. La suerte no cambia, la cazas tú con cada decisión que tomas.

Un saludo.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Bueno, creo que poner a Ismael Serrano como el mayor cobarde de la historia no es muy realista, ¿no crees? Seguro que hay cobardes mayores y menores.

Yo veo muchas cosas en las canciones de Ismael. Algunas pueden sonar derrotistas; pero, sin embargo, siempre hay algo en sus canciones, incluso en las amargas, que consiguen hacerte sonreír. Yo creo que no es cobarde, es realista y muchas veces no se pinta a sí mismo, sino a la realidad. Y la realidad es que las personas somos cobardes.

Claro que de nuestras decisiones son la fuente del movimiento en nuestra vida. Pero el factor suerte, azar, sí que existe.

Sabrás que, por mucho que se luche, hay veces que solo te das golpes contra la pared y las cosas no cambian porque, simplemente, no dependen de ti.