08 mayo, 2011

Galiza. El reportaje.

Lo prometido es deuda. Vuelvo a ser un poco más persona, de modo que os traigo las fotos que os prometí. En exclusiva.
El primer día, en Lugo. Tuve problemas con la cámara, así que sólo os subo una foto muy tonta, pero que me pareció simpática hacerme:







Y en el Camino, por supuesto, envidiables paisajes que hacen a una tener en menos estima a Andalucía:






La mascota del Xacobeo:





Un perro que aceptó muy amigablemente que le hiciera una foto y no veas cómo posó el cabrón:





Cómo se bebe vino en una pulpería gallega:






Típica escena de botas que se repite hasta el infinito en el Camino de Santiago, debido a que los peregrinos terminan reventándolas:






El Peregrino Escondido, a ver quién me encuentra:





Vale, lo admito, hice trampa... sólo un poco. Cogí un autobús para abordar 17 Km interminables y muy jodidos. Quién esté libre de pecado que tire la primera piedra, pero que no tire a dar:





La imagen que casi te hace llorar después de llevar cinco días caminando, entrando ya en Santiago de Compostela:




En Santiago, la foto del viaje:




Y finalmente, tirada en el aeropuerto, ya que el avión se retrasó una hora -para mi deleite-:





Espero que os haya gustado. Ya sólo quedan los poemas. Saludos.


2 comentarios:

Guillermo Loaysa dijo...

Bonito palo el de la penúltima foto. Muy currado, dí que sí.

Lisístrata dijo...

chachi! preciosas fotos, preciosa la protagonista de ellas! y esa dnd asoma la pintada a modo de cuernecitos? ejeje, te pusiste adrede así, eh? >;o] esperando los poemas.