02 enero, 2009

Borboteo

Sevilla, 1 Octubre 2008


Me siento completamente sola. Como si mi mecanismo de adaptación se fuera poco a poco al traste. Hasta hoy no había tenido esta sensación, pero sabía que era inevitable que me asaltara.
Me gustaría tener alguien en quien esconderme a mi lado.
Me pregunto si hay algo en mi psique que me lleve a errar y padecer inevitablemente. Si esto podría tener o no solución...
Si la percepción que tengo de este mundo como algo vacuo es realmente la aterradora verdad que conozco y que insisto en maquillar para facilitar mi existencia.
Vivir no tiene sentido real, nada tangible.



Sevilla, 7 Octubre 2008


Cuando te rodeas de incomprensión y personas inalcanzables, ya sea por ellas o por ti, es cuando comienzas a cuestionar la vida.
El sentido de mi existencia se reduce a tomar los lunes el tren hacia una ciudad que no es la mía, donde mi cometido es recibir clases y disfrutar de pequeños instantes de satisfacción vital... Pero cuando podría llegar a disfrutar de aspectos más gratos, llega el viernes, y con él, el inexorable regreso a mi ciudad, que aunque es tan mía como lo podrían ser mis lágrimas, me resulta cada vez más extraño llegar a ella...
Y es cuando comienzas a preguntarte si tu vida se reduce a muchas partidas y despedidas, si no puedes poseer la totalidad, si tienes que perder algo para ganar cualquier otra cosa.
Si todo se centra en la renuncia.
Pensar que nadie, ni aquí ni allí, puede recibir todo lo que eres, que no tienes oportunidad de mostrarte como eres...
Me estoy perdiendo demasiado, creo.


6 comentarios:

Back Door Man dijo...

Es una puta mierda tener la vida dividida en lugares, y no poder tener una vida plena en cada uno de ellos, sino tenerlo todo a medias y, por lo consiguiente tener una vida a medias y no poder dar todo lo que quieres/puedes dar porque cuando lo quieres hacer zas! te tienes que ir.
A veces por este hecho ni siquiera se tiene una vida a medias, sino un 25% o incluso menos... Es triste si.

oLiD dijo...

No pienso que una vida deba permanecer atada a un lugar, tan sólo a donde quiera que estés tú misma, sea donde sea.

En mi caso no puedo permanecer mucho tiempo en el mismo sitio, cuanto más me muevo mejor me siento.

Las cosas no son de un sólo color, recuérdalo, porque tú lo sabes muy bien.

Green dijo...

Es triste, pero si no fuera así, nunca intentaríamos vivir al máximo en cada lugar, a cada momento. Saber que todas las cosas tienen un final es un aliciente para vivirlas. Y es una suerte que comprendamos esta gran verdad.

Lo realmente complicado es aprender a vivir con uno mismo...y ser fuertes.

Sharif dijo...

Después de un tiempo uno va comprendiendo que todo el mundo puede ser de alguna manera nuestro y que lo que realmente somos lo cargamos siempre en las maletas, no importa que tan lejos vayamos. Por otro lado, siempre hay un terruño que nos hace sentir más en casa.

Un beso viajero.

Joaquín Jesús dijo...

Lorca dijo algo que puede ilustrar muy bien ese sentimiento que describes:

"Porque yo ya no soy yo; ni mi casa es ya mi casa"

Romance del Sonámbulo; Romancero Gitano

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Lorca... siempre tan acertado...