22 diciembre, 2010

Amplia reflexión sobre la Ley Sinde

Obama a Merkel:

"Oye, ¿y por qué seguimos teniendo buenas relaciones

a pesar de las filtraciones de Wikileaks,

en las que dijimos que érais unos cobardes sumisos sin iniciativa?"

Merkel a Obama:

Porque somos unos cobardes sumisos sin iniciativa.


La Ley Sinde, la ley que permite cerrar webs sin un juicio justo, ha fracasado en el Congreso de los diputados. Muchos internautas, entre los que me encuentro, lo celebran.

Sin embargo, hay quien dice que esto no arregla nada, que seguimos teniendo los mismos problemas.

Sí y no.

¿Cómo se originó todo esto?

La SGAE, Sociedad General de Autores y Editores, en la que encontramos músicos, directores de cine, escritores y, por supuesto, empresarios, se erigió supuestamente para proteger los derechos de los autores del arte. Como ven, una causa justa. Pero como toda sociedad humana, degeneró. Los empresarios de la cultura se hicieron avariciosos. Los CDs, los DVDs, ya fueran de música o de vídeo se pusieron a unos precios estratosféricos. Con la excusa de “pagar la cultura”, como un objeto de consumo más, los precios tan enormemente abusivos sólo te dejaban tres salidas: o comprar cultura y no comer, o comprar cultura como artículo de lujo una vez cada mil años, o no comprar cultura.

¿Por qué la cultura, algo que nos pertenece a todos, se convirtió en artículo de lujo? ¿No sería más razonable poner unos precios normalizados y hacer de este modo que la gente compre más? (Y me consta que hay autores que no dejan que sus discos pasen de los diez euros, por lo tanto, la situación no es imposible).

A esto se le añade otro problema: hay personas como yo, como tú, que no entienden la vida sin música, sin películas, sin libros, sin arte. Personas que estamos ávidas de cultura. Sólo nos quedaba la miserable elección de tener cultura a cuentagotas, o suspirar por la cultura que nunca podríamos adquirir. Esto, por supuesto, nos arrastraba a una sociedad del ladrillo, señora Sinde. No poder comprar cultura nos arrastra hacia el analfabetismo –curiosamente, la propia SGAE está llena de él… porque el excesivo interés por el dinero genera una cultura cada vez más empobrecida… la cultura basura que llena nuestros equipos de música, nuestras librerías, nuestras pantallas. Si el dinero es lo único que importa, la cultura es lo de menos. Todo un logro por parte de la SGAE-.

Así que nació el “mercado negro”. Ares, Emule, Series Yonkis… compartir cultura totalmente gratis. ¿Cómo no íbamos a correr tras ella? Además, era una patada en los cojones directamente a los empresarios. ¿Por qué no íbamos a hacerlo?

Hubo autores inteligentes que supieron hacer frente a la situación. En sus páginas webs podías descargarte con gran calidad su música o su cortometraje por un módico precio. Y la gente lo compraba encantada, porque con 10 euros podías tener 3 discos o 3 películas y encima se veía y/o escuchaba bien.

Pero la SGAE no estaba dispuesta a perder dinero. Y fueron estúpidos. Estúpidos como sólo la avaricia puede hacerte. Y se sacaron el cannon. El famoso cannon que nos hizo aborrecerlos. ¿Por qué? Porque pagarle un precio extra a la SGAE en un cannon significa una autoinculpación que no tiene por qué ser cierta. A ver, ¿por qué al comprar una impresora tengo que pagarle X a la SGAE? ¿Y si lo que voy a imprimir es mi propia obra? Porque eso es lo que hago yo. Antes de imprimir un libro por Internet, me lo compro. Me sale más barato y la traducción es mejor. Así que no entiendo la razón adjudicar cánnones a lo que a ellos les salga de las narices.

De hecho, por eso mismo no tengo impresora. Porque me niego a pagarles una mierda a esos cretinos.

Y, por cierto, a pesar de la oposición de todos los españoles al cannon, nos lo hicieron tragar. El gobierno actuó fatal.

La empresa de la cultura cada vez estaba peor en nuestro país. Se lucraban los creadores de páginas webs y los autores ganaban mucho menos que de costumbre. La situación no era justa, pero había sido la propia Sociedad de Autores la que había, con su irresponsabilidad, hecho que los ciudadanos prefirieran a otros ciudadanos para compartir cultura antes que a los empresarios.

Y protestaron y protestaron, pero no consiguieron nada.

Hasta que EEUU se metió por en medio. Y si hay algo a lo que el PSOE, partido que actualmente gobierna España, le tiene miedo es a EEUU. Bueno, PSOE y PP tengo que decir aquí. Porque el PP nos metió en la famosa guerra de Afganistán porque le debíamos “favores” a los norteamericanos. Todos vendidos a esa puta potencia mundial.

Y EEUU dijo: Vaya, si con las descargas en España, el grandioso Hollywood también sufre. Pues bien, como tengo a España comiendo de la palma de mi mano, voy a diseñarle una ley que me interesa y se la voy a vender al PSOE.

Y eso hizo: voilà, la Ley Antidescargas o Ley Sinde había nacido. Los de la SGAE se mataron a pajas al saber que el PSOE la había incorporado a su programa electoral. Todo iba viento en popa.

Los españoles protestamos. Se nos iba a terminar la cultura gratis. Y encima, nuestras páginas amigas y nuestros programas P2P podían estar en peligro. Porque la Ley Sinde permitía que se cerraran sin un juicio justo previo, ya que la potestad para dejar abierta o cerrada una web lo decidía un “consejo” lleno de amiguitos de la SGAE. Que sí, que eso lo tenía que ratificar un juez. Pero ratificar no significa “examinar”. Eso no era justicia.

La Ley Sinde empezó a ser aceptada entre los diversos partidos políticos. Los usuarios nos temíamos lo peor.

Y protestamos. Atacamos webs, mandamos faxes, hicimos llamadas a los ministros, les llenamos las bandejas de correo de emails. Y algunos nos escucharon. Ya por cobardía, por miedo a perder votos o por hacer las cosas bien (esto último, tal vez algún militante perdido por ahí). Pero hicieron lo que les pedíamos.

A Sinde esto le repateó: ¡si la cosa seguía así, no podríamos mirar a la cara a Obama! E hizo un llamamiento al embajador de EEUU para presionar a los partidos que se oponían a la Ley Sinde. Una verdadera vergüenza. ¿O es que acaso vamos a tener que ir a votar todos a EEUU, ya que parece ser que son ellos quienes ejercen la soberanía española?

Los partidos opositores se mantuvieron firmes. Gracias a ellos la Ley Sinde fracasó. Se mire por donde se mire, fue un triunfo para los derechos de los españoles.

¿La SGAE? Dijo, para más inri, que ahora no sólo iban a ir a por las webs, sino también a por los usuarios –en plan Hitler-. Pero vamos a ver, chorizos, ¿cómo os atrevéis a desafiar a todo un país por seguir enriqueciéndoos a nuestra costa? ¿Cómo no se os cae la cara de vergüenza?

Si la SGAE va a seguir así, malo. En lugar de tener un poco de sentido común, se recrudece.

Ya no podemos ir al cine a ver películas. Con entradas de 6 euros o 7, nos han dejado sin ir al cine. Cuando yo era pequeña, el cine costaba 300 pesetas. Ahora más de mil pesetas. Y si es en “tecnología 3D”, la nueva gilipollez que lleva años inventada y que nos lo venden como una “novedad”, pues la entrada se encarece todavía más –que, por cierto, vaya pupa le está haciendo la tecnología 3D al argumento de las películas. Ahora se puede hacer un largometraje con muchos efectos especiales y totalmente vacíos. Genial. La cultura cada vez más cara y más insignificante-.

¿La solución? Que la SGAE se sentara a hablar con los usuarios. No todos somos unos jetas que queremos tener “todo por nada”. Yo prefiero pagar 4 euros por un cd de música o por una película si sé que la calidad va a ser buena, en lugar de descargármelo y que se vea y/o escuche mal. De verdad. Esos 4 euros no me dolerían. ¿Pero 20 euros por un disco? ¿30? ¿40? ¡!¡! ¿Sabe, señora SGAE, lo que yo hago con 20 euros? Me da para comer una semana. ¿30 euros? Para comer en casa una semana y salir fuera a comer un día. O al cine… que ya no voy, porque se han pasado con el precio de la entrada –que hasta 4 euros yo los pagaba encantada también-. ¿Inconcebible? Bueno, puede ser alucinante para unos empresarios piratas y ladrones que tienen mansiones, viven fuera de España y se gastan una millonada en un coche de mierda. La pobreza agudiza el ingenio. Estamos en crisis. No vengan a tocarnos las pelotas ahora. El problema es que la SGAE no quiere hablar. Quiere tu dinero. Quiere tu dinero por encima de tus derechos. Si la SGAE quisiera hablar con nosotros, de tú a tú, ya lo habría hecho. Pero sólo asoma la cabeza cuando le interesa. Y como no le interesa poner la cultura a un precio accesible, porque si lo hiciera, los de siempre no podrían seguir forrándose igual, va por las malas.

¿EEUU? Bueno, Wikileaks ya nos ha confirmado a todos lo que sabíamos de ellos: que son unos energúmenos hipócritas narcisistas abusones avariciosos avaros oportunistas que hacen y deshacen a su antojo en nuestro mundo. Con que el PSOE dejara de escucharlos bastaría. A ellos y a las multinacionales.

Pero como todo esto no va a pasar, como se van a poner chulos y van a apretarnos las tuercas cada vez más, como esto va a pasar a ser una batalla por a ver quién tiene más cojones, a los usuarios nos van a hundir. Pero hundidos estamos ya. Así que al menos procuraremos que ELLOS se hundan con nosotros.

Los usuarios hemos descubierto que podemos unirnos. Que podemos luchar. Y que se nos puede escuchar. Esto pondrá las cosas más peligrosas.

Antes de que la sangre llegue al río, por favor, sentémonos y hablemos.

Sin embargo, como dije, eso no va a ocurrir porque Mientras pueda utilizarse la fuerza para qué el dialogo”.

Deprimente.


2 comentarios:

A.M.V. dijo...

Defines bien el modo de actuación de la SGAE, son al fin y al cabo, empresarios capitalistas e inmorales. A los artistas, su existencia les perjudica, por que el dinero extra que sus obras cuestan, se lo lleva toda esta manada de empresarios,
y cómo debido a este aumento de precio, se compra menos, los beneficios son muy escasos. El caso que yo conozco, el de la industria discográfica, donde los artistas consiguen de verdad dinero es en los conciertos, por eso, algunos grupos optan por permitir descargar gratuitamente su disco, por que lo que realmente quieren es distribuir su música por los más sitios posibles, para el aumento de sus conciertos.

Desconocía el dato de que EEUU fuera la que presionara a España para aprobar tal ley, aun así, no es de extrañar, dado el gran despliegue totalitario al que somete ya no sólo a zonas en conflicto, si no a la mismísima Unión Europea. En la práctica se la deja actuar en algunos asuntos que no atañen demasiado al imperio, pero cuando quiere algo de algunos de estos países, tales actúan haciendo lo posible por complacerles, pues son débiles y sin ninguna identidad política, más teniendo en cuenta este caso, con el PSOE desquiciado, ya sin rumbo por el que dirigirse para salvarse de ellos mismos.
No obstante, en la actualidad, EEUU está en decadencia, y países como China o Rusia se están sublevando hacia ciertos "consejos" que EEUU desea imponer, que atañen a cuestiones territoriales o monetarias, por ejemplo. Aqunque al final, una u otra parte será la que decidirá de un modo poco democrático el destino del mundo.
Europa no se a donde leches va a parar, disminuyendo progresivamente su poder a nivel mundial(y europeo, ;) ).

En cuanto a la persecución del fundador de Wikileaks, resulta bochornoso, crean la historia que les conviene, intimidan o sobornan a las personas que actuarán en esta, y ya tenemos pretexto para encarcelar y quemar la imagen
de quien nos de la maldita gana. Parezca que ni se hayan esforzado en encontrar una buena excusa, hacen lo que quieren con quien quieren y ningún gobierno se mete de por medio, si no es para apoyar el engaño.

Como dice la mujer en el primer vídeo, la democracia no es perenne, esta no va a permanecer intacta si los ciudadanos permanecemos pasivos ante las injusticias de los gobiernos, no podemos dejar en manos de estos nuestra libertad, por que poco a poco nos la irán arrebatando.
Hay que estar siempre debatiendo los errores de los que nos gobiernas con estos mismos, si no, este sistema deja a 4 humanos que realmente no se toman muy en serio los perjuicios que causan, pues está en un plano de menor importancia que su poder de decisión en sí, no cuestionado como debería.

La Araña Peluda dijo...

Los derechos de autor son una excusa. Dicen que la red es un hervidero de piratería de material con copyright, motivo suficiente para ponerle vetos. Wikileaks es el siguiente pretexto. Dicen que la red es un nido de espionaje que vulnera la "seguridad". Motivo suficiente para ponerle restricciones. La tercera es la facilidad de hacking. Dicen que la red es un nido de miniterroristas que pueden atacar desde su casa cualquier portal de internet, amenazando, una vez más, la "seguridad".

Por tanto, asunto resuelto. Dentro de unos años, cuando te conectes a internet, tendrás un buscador según el modelo chino que sólo te permitirá encontrar información previamente aprobada. El resto será como la tele. Sólo servirá para anunciar productos y hacer compras on line.

En resumen, buscan "capar" los canales P2P porque saben que es la génesis de un futuro internet alternativo que no pase por la corporación estadounidense ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers)

Todos hemos oido que el internet actual ya no tiene capacidad para seguir otorgando Ip's a un mayor número de páginas web y que los dominios wwww se están agotando, lo cual es claramente una patraña.

No quieren proteger los derechos de autor. Lo que quieren es eliminar el único medio realmente libre que existe en el mundo para obtener información verídica.

salu2!