27 enero, 2011

Unas preguntas...

Mira que es un prejuicio -o postjuicio más bien- que he intentado quitarme de todas todas, pero a juzgar por los comentarios de los albañiles que ahora se encuentran arreglando noséqué dos plantas más arriba, no puedo evitar preguntarme...


¿Todos los idiotas se meten a albañiles
o es que la albañilería precisa necesariamente de la estupidez de sus trabajadores
y por eso entre sus filas rara vez se encuentra a alguien inteligente?

¿Alguien sabe de una pandilla de sicarios albañiles que se dediquen
a matar a sus compañeros de gremio por tener un CI superior a la media?
-A la media de albañiles, claro, no a la media de la población en general-.


Ya me gustaría trabajar a mí con esa alegría, coño.



1 comentario:

Guillermo Loaysa dijo...

Hostiaaaaaaaa... Entre esto y el comentario del nectar te quito el carnet de rojilla a la de ya.

Ya sé que es complicado creer que una persona tenga que repetirle a otra el mismo número de móvil unas siete veces (mientras el segundo lo apunta en su propio dispositivo) y aún así esta no pierda credibilidad como persona pero... Así son las cosas.

Lo mejor es sacarse una sonrisa y dejarlos en paz.