18 abril, 2011

De bancos, teléfonos y circos

Tengo un problema con los bancos. Como todos, imagino. No sé en quién confiar para que guarde mi dinero.

Cerré mi cuenta en Cajasur por motivos ideológicos. Por el mismo motivo no puedo tener una cuenta en Santander –bueno, en ésta también por otros motivos añadidos- ni en La Caixa.

ING podría ser una opción, pero no para una cuenta corriente, porque no cubre mis necesidades.

Lo peor de tener que decidir en qué banco metes tu dinero es que eres plenamente consciente de que eres imbécil, exactamente igual que el resto de la población, y que no puedes hacer nada para remediarlo. No estás eligiendo un banco como el que elige un amigo para que te eche una mano, estás escogiendo quién va a ganar dinero a costa del tuyo y por supuesto, quién va a robarte mejor.

Es que es guardar cola en la ventanilla y ya siento cómo me hierve la sangre al saber que estoy contribuyendo con este sistema de mierda. Y cómo te insultan a la cara cuando quien te atiende pone esa sonrisita de “te la estoy colando” mientras se supone que tengo que dejar todo lo que tengo en manos de esos ladrones. Es que puede conmigo.

Hoy escuché a una señorita cajera del banco decirle a un hombre que solucionaba unos trámites que era “muy buen cliente”. Por favor, que nunca nadie diga eso de mí. Yo no quiero ser una buena cliente para esa gentuza mafiosa.

¿Qué hacer? Estoy por desencajar una losa del suelo y guardarlo ahí. Y si no puedo evitarlo, al menos procurar que el dinero pase en el banco el menor tiempo posible.

Los bancos no son los únicos, también están las compañías de teléfono. Eso al menos lo tengo medio solucionado, ya que estoy con una compañía que al menos no me toca los ovarios con su forma de actuar y que me presta un buen servicio. Eso desde luego, no significa que no esté vendiendo mi alma, como todos, pero ¿qué hacer?

Darme a la indigencia supongo. Probablemente no sea tan descabellado, con la crisis y el futuro de mierda que se nos viene encima a los jóvenes. A saber.


11 comentarios:

oLiD dijo...

O creas una comuna junto a más personas que piensen como tú, en un territorio que ningún país pueda reclamar y que tenga recursos para que podáis subsistir (durante los 60 años aprox. que os queden de vida).

Claro está, que eso significa renunciar a cualquier tipo de bien material, comodidad, y en definitiva cualquier producto del cual hagas uso actualmente gracias al sistema, nada que no sepas.

También puedes ir a lo V y meterte a terrorista, que es más de lo mismo, sólo que acabarás en la cárcel, habrás renunciado a todos tus sueños personales, y morirás (había obvias diferencias entre V y tú).

La última opción que así a botepronto se me ocurre es que llegues a ser la mejor en el sistema, ser la mejor del juego, conseguir poder, dinero, y cuando lo tengas y los años hayan pasado, tengas tus espaldas cubiertas y el poder suficiente como para poder "justificar" tus acciones, si no has olvidado el motivo por el cual eres la mejor, cambia el sistema, cambia las reglas del juego.

Ánimo.

harazem dijo...

Una solución para joder vivos a los bancos podría ser obligar al estado a que permita al trabajador que quiera cobrar en efectivo y obligue a las empresas a respetar ese deseo. Al fin y al cabo a los trabajadores no sólo se nos obliga a trabajar en efectivo, sino a hacerlo por adelantado. Los trabajadores estamos obligados a confiar en que la empresa nos pagará, en tanto la empresa no lo está a confiar en que nosotros trabajaremos después de pagarnos por adelantado. Con la cantidad de gente que hay que vive al día ese pago en efectivo del salario, cuyo ingreso en los bancos no es un servicio para ellos, sino para aquellos y para la empresa, debería ser un derecho inalienable. Es cierto que se resentiría la maquinaria financiera mundial, pero ya de lo que se trata es sólo de eso: de joder a esos cabrones, de demostrar el poder de las hormigas cuando se apoderan masivamente de los cojones de un elefante.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

El problema es que esas soluciones son utópicas.

A menos que entremos en el parlamento a lo islandés. Pero creo que no hay huevos.

Y desde luego paso de ayudar lo más mínimo al sistema siguiendo sus reglas. Cuanto más entras en el juego más te olvidas de la ética y de los intereses del ciudadano.

Que el espíritu islandés descienda sobre nosotros y nos asista. Ojalá.

oLiD dijo...

Lo de que cuanto más te metes en el sistema más te olvidas de la ética no es problema del sistema en sí, es problema del individuo.

Alguien que no tenga una moral fuerte, sin duda sucumbirá.

Alguien que tenga la inteligencia capaz de ser el mejor en el sistema y la moral y voluntad de llegado el momento ponerlo en jaque se juegue lo que se juegue, sí que podría.

Pero estamos hablando de personas extraordinarias, y como bien dices eso es algo más bien inexistente.

Y no olvides que el cambio que pides es también un cambio extraordinario.

El problema también reside en la cultura: vivimos en una sociedad donde se premia el fracaso, no se nos apremia para que seamos mejores. Gran parte del problema reside en la educación, pero ese es otro tema.

¿Que las empresas paguen en mano?, me parece bien, pero no se trata de una lucha de poder...eso no lleva a nada, esto no es Libia, y si lo fuera, lástima de nosotros.

iñigo dijo...

Buenas,
Existen más soluciones, a saber:
La banca etica. En españa es Triodos bank.
Por lo menos aui se supone que tus ahorros no engrosasrán la saca de los banqueros tipo emilio botín y cia.
Una amiga mia que tiene un blog llamado cousiñas de ro, habla de ello muchas veces, os animo a que le echeis un vistazo.

Saludotes.

Josefo el Apóstata dijo...

La banca ética es una solución siempre que tengas algo de capital. Si vives al día no es una alternativa

La Araña Peluda dijo...

Por ahí oí decir a un economista chiflado que se llama Santiago Niño Becerra que a día de hoy lo mejor es conocer a un amigo que tenga una buena caja fuerte y meter todo el dinero (mejor convertido en lingotes -el añadido es mío) en ella. Yo no tengo ese problema porque mi dinero se solidifica y se evapora al cabo de pocos días.

iñigo dijo...

Buenas,
Tienes razón. Pero claro está, sin dinero es que no se puede vivir...
Entiendo así mismo que deberíamos quejarnos menos, buscar menos culpables y buscar soluciones a los problemas (esto lo primero).

iñigo dijo...

Buenas,
Tien razón josefo.
Sois y eres estudiante (chapas no).
Peor bueno me encanta que tú y la gente de tú edad veais los proplemas antea uq yo y los mios.
Me da rabia e impontenicia, grande muy grande.
genración x entre 30 y 40. algunos ni de la mili se librarón. otros y la mayoria opno yo, 1000 euristas. y con hipotecas de 50 kilos.Por supuesto, sin ninguna ayuda....Pero los más subnemales.
la mitad tine mejores estudios que el amigo zp. El amigo blanco, que la amiga pagín, que aida, que pepin....
P.d me encantaria que vuestra genración haga lo qur nosotros no hemos querido hacer.
Para elvira una canción d pearl jam.
Wishlist. Es importante pra mi. y si escoses en el madison. mejor que mejor.oveee my
Son mi preferncia, al igual que marilllion.
por cierto,cove my eyes, igual es lq música de este blog. Yo por comentar....

iñigo dijo...

Lo facil es estar con araña y su bog. Pero me interesa estar con gente que también pelea, de su forma y como puede.
Araña!!!! desde galicia. Cousiñas de Ro.
Cada uno pelea con lo que tiene y a su maneraes de BIZKAIA. Miralo, obsevalo y si no estas de acuero, lo comemtas.
saludototes deSde Bizkaia(también hay vascos normales).


P.d. No conozco a Halacen,Me parece que sus comentarios son buenos, excesivamente buenos.
Cuidado que yo soy vasco.jajajajja
Aunque me quedo con este blog. Preferencias....
Saludotes y encantado.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Vaya por dios, redacto una entrada como esta al tuntún, sin poner mucho empeño y de pronto está llena de comentarios... si es que sois de lo que no hay.

Entiendo desde luego que el tema nos toca la fibra sensible.

Hay que armarla a lo islandés. Y mientras tanto, ir poniendo zancadillas a los bancos, que eso nunca está de más.

Un saludo a todos y muchas gracias por vuestras aportaciones.