13 febrero, 2010

Confesión


Solo quiero que sepas que no me duele el haberte hecho daño.


1 comentario:

Mirthas dijo...

Claro que no. Sería tonto sufrir por otro, ¿no?