19 julio, 2012

Ojos que ven, corazón que no entiende

¿Por qué esas ganas de quejarse, ocurra lo que ocurra?

¿Por qué tiene que estar todo necesariamente mal y nunca consiguen ser felices con lo que tienen?

¿Por qué todo se reduce a un camino marcado y todo lo que sea salirse de ahí es un agujero negro?

¿Por qué si eligen ser conformistas, están tan disconformes con todo lo que no sea la conformidad?

¿Por qué esa necesidad de imponer tu visión cueste lo que cueste, a base de sangre si hace falta?

Y luego se extrañan si salto por el balcón.

Nunca entenderé a los que dicen "te quiero" a cambio de algo, como si no fuera suficiente con ser capaz de decirlo.


3 comentarios:

Carlos Felipe dijo...

Es bonito de cierta forma que parezcas entender a las personas, es lo que separa a "unos" de "otros" (no queriendo especificar más que eso).

¿Por qué esas ganas de quejarse, ocurra lo que ocurra? Porque hay quienes necesitan siempre nuevos objetivos, o esperanzas de una realidad mejor a la actual (de cada momento específico) para no morir de pena, aunque eso los mate de pena un poco más lentamente.

¿Por qué tiene que estar todo necesariamente mal y nunca consiguen ser felices con lo que tienen? Porque hay quienes no pueden aceptar el presente tal como es, necesitan imaginar un futuro mejor (aunque no puedan hacerlo en detalle).

¿Por qué todo se reduce a un camino marcado y todo lo que sea salirse de ahí es un agujero negro? Porque hay quienes temen a los cambios, o simplemente dormitan en la comodidad de la levedad de su existencia, supongo que es más fácil.

¿Por qué si eligen ser conformistas, están tan disconformes con todo lo que no sea la conformidad? Porque de alguna manera han de expiar las culpas por malgastar su existencia.

¿Por qué esa necesidad de imponer tu visión cueste lo que cueste, a base de sangre si hace falta? Porque admitir realidades diferentes podría representar una amenaza a las creencias propias, que eventualmente representaría un esfuerzo mental y otras contrariedades.

"Y luego se extrañan si salto por el balcón.", Pues me extrañaría que no buscaras mejorar la corta realidad de que dispones, aunque sea al estar cambiando constantemente te podrás distraer del agujero negro en que se sumergen las cosas buenas de la vida.

"Nunca entenderé a los que dicen "te quiero" a cambio de algo, como si no fuera suficiente con ser capaz de decirlo." Puedo ponerme en el lugar de aquellos que dicen "te quiero", no porque lo sientan, sino porque sin saberlo solo quieren una señal de aprobación, una afirmación, un gesto de cariño. Pero a nivel personal, yo tampoco lo entenderé.

Rafael Ascanio García dijo...

Hasta el último párrafo, pensaba que era de política XD

Elvira dijo...

Bueno, Rafael, el poder tiene muchas formas y la política es inherente al ser humano.