20 agosto, 2012

Antes del café


El edulcorante que se utiliza para el café es cancerígeno. En cambio, el azúcar engorda. A esto nos lleva la sociedad moderna y la alimentación industrial: a tener que elegir cada mañana entre infarto de miocardio o cáncer.

***

Claro, que también puedes disfrutar de la vida como del café, tal cual es, sin aditivos. En tal caso, sin duda desearía que esa hipotética vida terminara cuanto antes. Tal vez los aditivos forman parte de la vida, aunque nos maten. Lo suficiente como para que sin ellos no queramos vivir.

3 comentarios:

Sharif Bujanda dijo...

Prueba el azùcar morena, dicen que es mejor que la refinada.
Yo lo tomo siempre sin azùcar, tengo la impresion que ya soy bastante dulce yo mismo (jajaj) aunque recientemente me ha dado por tomarlo con leche y eso creo, es signo de que me hago viejo!
Un beso y no te preocupes por nimiedades, a nadie le gusta realmente una mujer flaca, pues no parece mujer.

harazem dijo...

Ya sabes, como cantaban los Pata Negra hace unos años: todo lo que me gusta es ilegaaaal, es inmoraaaal o engoooordaaaa....

Elvira dijo...

Eso hago, Sharif -cuánto me gusta decir tu nombre, es precioso-, eso hago. Pero no te engañes: los insectos palo también tienen su público. De que eres muy dulce doy fe, sólo hay que ver tu sonrisa ;)

Jaraaaseeeem, estás últimamente muy musical tú ¿eh? Te voy a sacar a bailar sevillanas. Eso sí que tiene que ser inmoraaaaaal ♫♪♫♪